INCERTIDUMBRES Y RESPUESTAS

logo

Recién estrenado el 2016, no está hoy de más el echar un vistazo atrás y recordar la incertidumbre generalizada con la que se iniciaba el año pasado dentro de nuestro entorno laboral, y compararlo con la situación real en la que nos encontramos a día de hoy. 

 

Tras un primer intento fallido en el 2014, en febrero del pasado año se consumó finalmente la salida a bolsa de acciones de AENA S.A. por un valor equivalente al 49% de su capital, reteniendo así el Estado su “golden share” a través del Ente Público ENAIRE, propietario del 51% restante.

 

Precisamente, también a lo largo del pasado año fuimos testigos de cómo se consolidaba la separación funcional entre ambas empresas: AENA S.A., como gestor de los Aeropuertos Españoles, y uno de los mayores operadores aeroportuarios del mundo, y a su vez ENAIRE como el principal proveedor de Servicios de Navegación Aérea español y uno de los más grandes de Europa.

 

En este escenario, se presentaba también la convocatoria de Elecciones Sindicales en el autodenominado “Grupo de Empresas AENA”, escenario para el cual la CSPA se planteo la posibilidad de promover elecciones separadas por primera vez en ENAIRE.

 

Era pues de esperar, que ante la práctica separación efectiva entre ambas empresas, y una vez finalizada la vigencia de los Comités de Centro, se promoviesen elecciones en cada una de ellas de tal modo que los trabajadores de cada empresa tuviesen su representación sindical correspondiente. En un principio todo hacía indicar que sería de esta manera, incluso veíamos como los compañeros de UGT en ENAIRE intentaban promocionar elecciones en nuestra empresa. Pero, contrariamente a toda lógica, el “aparato” de los sindicatos integrantes de la CSE, que no olvidemos está formado casi en su totalidad por delegados de AENA S.A., se puso en marcha para sofocar cualquier movimiento que les haga perder su actual estatus, anulando cualquier iniciativa, incluso aun a aquellas que partieron desde sus propias filas.

 

Claro ejemplo de esta separación funcional, y por tanto del cambio del marco de relaciones entre ambas empresas, es el hecho de que ENAIRE actualmente presta servicios de Navegación Aérea a los aeropuertos gestionados por AENA S.A. bajo la forma de un “contrato de prestación de servicios”, en el cual se especifican qué empresas prestarán y en qué condiciones los servicios ATS, CNS y AIS a los diferentes aeropuertos gestionados por AENA S.A.  Por cierto, dicho contrato se revisa este año, por lo que tenemos por delante meses de rumores, falsas promesas, bulos… en general incertidumbre.

 

A pesar de todo lo anterior, hemos sido testigos de como CCOO, USO y en menor medida UGT, se han alineado con las empresas AENA y ENAIRE para protegerse ante cualquier cambio que pudiera traer el nuevo escenario. ENAIRE se ahorraba de esta forma un más que posible incremento de representantes de los trabajadores, y los sindicatos CCOO y USO conjuraban así la más que posible pérdida de sus actuales posiciones en el reparto de poder y prebendas sindicales dentro de la propia CSE.

 

A día de hoy, estamos todavía pendientes de que se celebren juicios y se resuelvan las demandas que hemos interpuesto para que los trabajadores de cada una de las empresas elijan a sus propios representantes. El resultado hasta ahora ha sido de lo más dispar. No obstante, el hecho que hasta ahora más nos ha animado, es que tras una pormenorizada lectura de las demandas resueltas hasta este momento, podemos observar como las que nos han sido favorables están sobradamente fundamentadas y han tratado el tema en toda su profundidad, mientras que aquellas que han sido contrarias a nuestra posición han sido resueltas con muy poco fundamento jurídico, apoyándose tan solo en los defectos de forma y sin entrar a juzgar lo que se demandaba. Esto demuestra que tenemos razones sobradas. Otra cosa es que nos la jugamos con determinados poderes establecidos, los cuales se resisten con todas las armas a su alcance para que todo siga igual. De sobra conocido por todos es la “excesiva” vinculación política de los principales sindicatos de clase de este país, y por ende la “excesiva” vinculación de los sindicatos de la CSE con las empresas AENA y ENAIRE.  Lo dejamos aquí, dado que a buen entendedor pocas palabras bastan.  

 

En otro orden de cosas, queremos comentaros que en fechas recientes mantuvimos una reunión con el Director General y con la Directora de Recursos Humanos de ENAIRE. Esta reunión se mantuvo muy a pesar de los Sindicatos de la CSE, los cuales una vez más no han dudado en intentar boicotear esta reunión, queriendo imponer al Director General su propia agenda. Dice mucho de quienes tratan de obstruir una simple reunión informal, cuyo único fin era el de hacer llegar a la Dirección de la Empresa el sentir de una buena parte de sus trabajadores. Una vez más, demuestran un enorme “talante democrático” y un gran interés porque todos los trabajadores sean escuchados, sin ningún tipo de filtro o traba.

 

Tenemos que agradecer desde estas líneas a D. Ángel Luis Arias la predisposición que ha demostrado en escuchar lo que nosotros, como técnicos, teníamos que transmitirle, lo que ha permitido que éste encuentro tuviese lugar a pesar de todas las presiones recibidas.

 

En esta reunión se han tocado varios temas que, a día de hoy a nuestro entender, son los que más problemática pueden causar en el buen discurrir de las relaciones laborales con ENAIRE.

 

En primer lugar, hemos hablado acerca de la aplicación práctica del procedimiento A332-13-PES-003-2.0 “Procedimiento para la evaluación de los conocimientos y comprensión suficientes del personal de explotación técnica de NA”. El mencionado procedimiento es el resultado de una directriz que emana del Reglamento (UE) Nº 1035/2011, y que según la hoja de ruta tiene que estar resuelto antes de termine el año 2016. ENAIRE publicó una primera versión del mencionado procedimiento en noviembre de 2013, y una segunda versión en septiembre de 2014, pasándose en este momento supuestamente a la fase de su implantación.

 

Según nos comentaron durante la reunión, tanto el Director General como la Directora de Recursos Humanos, el plan tendrá una primera fase de evaluación teórico – práctica durante los primeros meses del año 2016, continuando con su progresiva aplicación a lo largo del mismo año, ejecutando las correcciones que se estimen oportunas en función de cada caso.

 

Por nuestra parte, les hemos transmitido nuestra preocupación, principalmente encaminada a que todo el proceso se realice con la debida transparencia e información a todas las partes, evitando todo tipo de suspicacias. De esta forma, todo el personal afectado por este procedimiento sabría desde un principio las consecuencias que pueda acarrear esta evaluación.  D. Ángel Luis Arias nos ha manifestado su misma opinión al respecto, y que por su parte hará las gestiones necesarias para que el proceso sea lo más transparente posible. Como viene siendo ya habitual, los sindicatos de la CSE ya están presionando para intentar aprovechar el proceso de implantación para colar de rondón alguna de sus propuestas “prebenda”, como por ejemplo los formadores internos. Al igual que ocurrió con los mal denominados “certificadores”, una vez más se vuelve a empezar la casa por el tejado. Sin que tan apenas haya habido un plan de formación para el personal ATSEP consistente y continuado en el tiempo desde hace ya aproximadamente 23 años, parece ser una vez más que para ellos todo se reduce al mero reparto de una masa salarial. Generar en su momento un esquema de formación, acreditación de competencia y carrera profesional del ATSEP habría hecho mucho más sencillo el proceso al que ahora nos tenemos que enfrentar, pero esto requiere mucho trabajo y esfuerzo y, lamentablemente, no es vendible a corto plazo. 

 

El otro gran asunto a tratar durante la reunión, fue el estado en el que se encuentran las relaciones laborales en el seno de ENAIRE, y más concretamente la manera de proceder de los distintos departamentos de RRHH que, en las distintas Direcciones Regionales, hacen y deshacen a su antojo y sin coordinación. De esta manera, se producen situaciones tan dispares como que en la mayoría de las Regiones se esté negando el disfrute de asuntos propios u horas sindicales, evitando con ello llegar al nombramiento de un tercer COS, lo que devengaría el pago horas extras; este extremo esta reconocido por escrito por una responsable de RRHH de la Región Este, mientras que en la Región Centro-Norte  se resuelve una situación de falta de personal prometiendo el pago de horas extras a partir del segundo COS inclusive.

 

El Director General mostro su rechazo ante esta disparidad de criterio, expresando claramente que la excusa de no pagar horas extras, no puede ser nunca motivo de denegación para el disfrute de los derechos reconocidos en Convenio. En este sentido, la Directora de RRHH, Dña. Lourdes Mesado, nos transmitió su intención de ir implantando progresivamente entre sus ejecutivos la necesidad de mantener una línea homogénea en el ámbito de  las relaciones laborales en todos los centros de trabajo de ENAIRE, lo cual según nos anunció esta ya en curso. Asimismo, nos transmitió su deseo de mantener abierta la vía de diálogo para atender aquellas consultas o discrepancias que estimemos oportuno hacerle llegar, con el fin de aclarar las posibles diferencias de criterio que podamos detectar.  Esperamos y deseamos que de esta manera se acabe con la judicialización de las relaciones laborales, y se vuelva al cauce del dialogo que nunca se debió abandonar, dejando atrás determinadas actitudes, como las del abuso de amenazas de expedientes disciplinarios cada vez que un trabajador quiera hacer valer los derechos recogidos en el Convenio.

 

Ya en otro orden de cosas, se comentaron los rumores cada vez más frecuentes, de la posible concesión de los servicios CNS a otros proveedores distintos de ENAIRE. El propio Director General comentó que ya había sufrido esta situación cuando estuvo a cargo de la Dirección General de Aviación Civil, período durante el cual tuvo que resistir fuertes presiones, algunas de la cuales incluían amenazas de sanción al estado español, y que llegaban desde la Comisión Europea a cuenta del desarrollo e implantación del Bloque de Espacio Aéreo Funcional Suroeste (SWFAB), y últimamente contra la aplicación estricta del principio de liberalización total de servicios auxiliares que se propugna en la legislación SES II+. Recordemos que en dicho paquete legislativo se denomina como “Servicios Auxiliares” a todos aquellos Servicios de Navegación Aérea que no son de Control de Tráfico Aéreo (CNS, AIS Y MET), y en la citada reglamentación se anima a que los mismos queden abiertos a la libre competencia de mercado, con las negativas consecuencias fácilmente imaginables por todos.

 

D. Ángel Luis Arias, en su actual cargo de Director General de ENAIRE, apuesta por conseguir que todo el colectivo de trabajadores de ENAIRE, y en nuestro caso más concretamente el personal técnico y de ingeniería de Sistemas de Navegación Aérea (ATSEP), esté preparado para poder afrontar en la mejor de las condiciones posibles la inevitable entrada a corto-medio plazo en un entorno de competencia con otros proveedores CNS.

 

También se habló acerca de la resolución del contrato de prestación de servicios de Navegación Aérea al que al principio hicimos mención, y que tendrá lugar a finales del año en curso con AENA S.A.

Una vez más, se nos ha transmitido la intención de ENAIRE de llegar a ese momento en las mejores condiciones de competencia posibles para resolver a nuestro favor dicho contrato. A este respecto únicamente nos cabe mencionar nuestra preocupación por el hecho de que la CES ya ha mostrado su interés en estar presente en estas negociaciones. No acabamos de entender como unos representantes elegidos mayoritariamente por y entre los trabajadores de AENA S.A., puedan defender los intereses de los trabajadores de otra empresa, entre los cuales apenas sí tienen representación.

 

Es importante destacar que se ha abierto una importante línea de comunicación con la Empresa, y que de alguna manera podemos y debemos confiar en que nuestra voz será oída, al margen de las presiones que otras opciones sindicales puedan hacer, ignorando que dentro de ENAIRE ocupamos, como federación perteneciente a la CSPA, el segundo lugar en representantes, a solo un delegado de UGT y por delante de CCOO y USO.

 

 

                                                                   COMITÉ FEDERAL DE LA FSAI