FSAI

Gestión torticera de los RR.HH. de Aena

¿Crisis económica o mala gestión de los recursos humanos?

 

Esta es la pregunta que ronda nuestra cabeza desde hace ya mucho tiempo. Aena-Navegación Aérea se ha convertido en los últimos tiempos en todo lo contrario de lo que debería ser:  Uno de los mejores Proveedores de Servicios de Navegación Aérea de Europa, y por ello con una gestión ejemplar. En su lugar, constatamos alarmados que tenemos una organización donde abundan situaciones lamentables relacionadas con la gestión de Recursos Humanos tales como: Improvisación, presiones, dimisiones, ilegalidades, abusos…

 Y…¿qué es lo que nos lleva a pensar esto?

 

Pues ni mas ni menos que las continuas irregularidades detectadas en la gestión de Recursos Humanos en todo Navegación Aérea, las cuales  en nuestra humilde opinión, pueden llegar a afectar  a la prestación del servicio que damos a nuestros clientes y, por tanto, a su fiabilidad y seguridad. or este motivo, es por lo que se han interpuesto varias denuncias ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea –AESA-, las cuales han dado como resultado, entre otras, la evidencia de que Aena no puede garantizar la cobertura del personal según el Reglamento de Requisitos Comunes para la prestación de los Servicios de Navegación Aérea CE 1035 / 2011, en cuyo Anexo II dice:

 

 

“3.3. Requisitos de seguridad para el personal de ingeniería y técnico que realice tareas operativas relacionadas con la seguridad

En lo que se refiere al personal dedicado a tareas relacionadas con la seguridad, incluido el personal de organizaciones subcontratadas relacionadas con la operación, los proveedores de servicios de tránsito aéreo documentarán la adecuación de sus competencias; los sistemas de turnos para garantizar una cobertura suficiente y la continuidad del servicio; la política y el régimen de calificación del personal, la política de formación del personal. “

 

 

La prestación de los servicios CNS (el servicio que da el soporte técnico a la Gestión del Tráfico Aéreo, así como a los sistemas de Navegación Aérea empleados por las aeronaves) es asegurada por un colectivo de  ingenieros y técnicos, denominados en el entorno Aeronáutico  como ATSEPs. El personal ATSEP está, o debería de estar, presente en las Torres y Centros de Control de Tránsito Aéreo durante las  24 horas al día los 365 días al año.

 

 

La reacción de Aena ante estas inspecciones de la AESA, ha sido la de generar una serie de estudios y procedimientos, los cuales parece que fueron demostración suficiente para dicha Agencia, en la creencia de que con unos teléfonos de localización se podría cubrir cualquier incidencia como podía ser una enfermedad o permiso.  Pero además de esta medida, se han empezado a recibir presiones del tipo :  

 

Expedientes disciplinarios intimidatórios, basados en hechos ridículos.

 

Reducción de los descansos entre servicios hasta a 7 horas, contraviniendo lo que estipula  el Estatuto de los Trabajadores para el resto de los trabajadores y la Ley de Jornadas Especiales que regula el tiempo de trabajo y descanso del personal aeronáutico de tierra.

 

Reducción de los descansos semanales mínimos de 36 horas.

 

Denegación sistemática de todo tipo de permisos y horas sindicales. 

 

 

Y por si ello fuera poco, un continuo tránsito de jefaturas. Dimisiones y ceses han sido la tónica habitual en los últimos tiempos, llegando hasta el punto de encontrar dificultades para cubrir ciertos cargos de responsabilidad… lo que en una empresa normal tendría una larga lista de espera, en Aena se convierte en un suplicio.

 

 

 Entonces … ¿Mala gestión o crisis económica?

 

 

Evidentemente, prevalece la primera de las opciones ante los hechos aquí presentados.

Y por si ello no fuera poco, además nos enteramos de que AENA ha gastado la nada despreciable cantidad de 3.750.000 € en demandas laborales perdidas.  Esto incluye además la contratación de los servicios de los mejores bufetes de abogados de nuestro país, lo cual no deja de ser paradójico teniendo en cuenta que AENA dispone de un servicio jurídico propio y cuenta con la asesoría de la Abogacía del Estado. Para mas referencias :

 

 http://www.aviaciondigitalglobal.com/noticia.asp?NotId=22231&NotDesignId=4

 

 Además, este proceder está ya ganando antipatías  cada vez más evidentes en los distintos juzgados de lo Laboral, donde ya no reparan en introducir en sus sentencias apelativos como “proceder torticero” y otros,  para calificar las maniobras de AENA en los juzgados. 

 

 Y es que los servicios jurídicos de AENA parece que se amparan en la lentitud de la justicia para poder así presionar a los trabajadores, con la convicción de que cualquier recurso por la vía legal va a tardar mucho tiempo en resolverse. Este proceder a veces resulta insalvable para el trabajador, salvo que tenga asegurada su asesoría legal, y ademas afecta al resto de la ciudadanía, ya que atasca los juzgados con demandas que se podían haber resuelto por otras vías, provocando con ello mayor lentitud en la tramitación de los procesos del resto de los ciudadanos.

 

Todo esto,  se habría evitado usando el diálogo. Diálogo desde la mutua comprensión de que los tiempos que atravesamos son difíciles y que tiene que haber esfuerzo y sacrificio por ambas partes. Nada de esto ha habido con los actuales gestores de Navegación Aérea, y así nos va.

 

Es obvio que una crisis económica como la que estamos viviendo pueda ser causa de muchos problemas para las empresas, pero no menos importante es una gestión adecuada en estos difíciles momentos puede mitigar las consecuencias. AENA somos todos, aunque algunos parezca que lo hayan olvidado.

 

 

 comité federal fsai

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: