Barajas
British Navaids ( Tks toTrevor Diamond )
Just so you know !
Array antenas localizador ILS
Comunicaciones T/A
Radar PSR/SSR
Sin energía ... nada funciona
ACC Canarias COM ... una horita menos!
LECO at dawn ( C. Bueno )
Enlazados
Medimos, contamos ...
Fotos antiguo radar ASR4 en Paracuellos, años sesenta ( Cortesía de Alberto Castro )

Destacados

ATSEP en la ENAC Sobradamente conocida en nuestro entorno profesional, la ENAC (Ecole... Leer más
EFEMÉRIDES, GOLPES BAJOS Y PUÑALADAS TRAPERAS El pasado viernes 3 de junio, nos llegaba la triste noticia de la... Leer más
EL TRIBUNAL SUPREMO NOS DA LA RAZÓN A continuación, reproducimos un estupendo artículo editado por... Leer más

SENTENCIA DEL TSJ DE ANDALUCIA SOBRE DHL

         Los servicios jurídicos de la FSAI han recibido la notificación de la sentencia la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, relativa al recurso de suplicación interpuesto por ENAIRE en oposición a la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social Nº7 de Málaga, en relación con la obligatoriedad de acogerse al complemento de Disponibilidad Horaria Localizada (DHL). En este caso, los magistrados además se han percatado de que el recurso de suplicación se interpuso únicamente con afán dilatorio, tal y como consta en el fragmento que a continuación reproducimos:

 

Y lo cierto es que si partimos de los detallados, precisos y completos términos en que se pronuncia la sentencia de instancia para resolver la contienda planteada, hemos de entender que resulta cuando poco insólito el que por parte de la demandada en autos se pueda pretender obtener la revocación de tal sentencia estimatoria con un recurso de suplicación tan absolutamente artificial, vago, impreciso, vacío de contenido y formalmente deficitario. El comportamiento procesal de la recurrente carece a criterio de la Sala por ello del más mínimo sentido y razón de ser, no pudiendo ampararse ni formalmente en un derecho general a la defensa y/o a la tutela judicial efectiva, cuando es manifiesto que a través de tales derechos lo que ha de pretender la parte es el obtener una resolución acorde con sus intereses, mientras que en nuestro caso la voluntad y propósito de la recurrente ha tenido que ser otro diferente, cuando incuestionablemente la misma había de ser desde el comienzo perfectamente conocedora de que el recurso articulado estaba por completo e indefectiblemente condenado al fracaso, por lo que a parte de una finalidad dilatoria no llegamos a entender qué era lopretendido por la parte recurrente.

 

         Visto lo cual, fallaron desestimando el recurso e imponiendo el pago de costas, que suman aproximadamente unos 4.800€, a ENAIRE.

 

         Se nos hace también difícil a nosotros el comprender las razones por las cuales ENAIRE no ceja en su empeño de judicializar todo aquello que se puede resolver de manera negociada y sin coste alguno para ambas partes. En contra de lo que pueda parecer, tener que llegar hasta este extremo no ha sido plato de nuestro gusto, máxime cuando somos conscientes que tras todo este largo y costoso camino, el problema real sigue ahí sin resolverse.

 

         Nos resulta cuando menos ridículo y carente de sentido de sentido común, el empeño de ENAIRE de seguir dilapidando el dinero público en procesos judiciales intentando evitar lo que finalmente tendrá que hacer: contar con los recursos humanos necesarios y la organización adecuada de los mismos para dar un servicio en condiciones de seguridad y calidad. La empresa pública debería ser un ejemplo en el respeto a las leyes y por tanto a los derechos de los trabajadores. Ya suman muchas las sentencias condenatorias que este sindicato ha conseguido contra la empresa, sin que haya otra reacción por parte de la misma que seguir incumpliendo las leyes intentando dilatar los procesos a base de recursos judiciales y el incremento de los gastos que ello conlleva, y provocando con ello que los trabajadores estén cada vez más desmotivados.

 

         Seguimos abiertos al diálogo para poder resolver de la manera más eficiente posible el problema sobrevenido por la carencia de personal que afecta a muchos de nuestros centros y que motiva situaciones como la de Málaga. El entorno de competencia en la prestación de Servicios de Navegación Aérea reinante en Europa nos obliga a ello. La mera existencia, ya no solo la calidad de nuestros puestos de trabajo, están en juego, los nuestros y los de todos los compañeros de ENAIRE.

 

                                                                                                             COMITÉ FEDERAL